Movimientos corporales

 

En el momento de buscar el significado de los movimientos corporales, lo primero que debemos descartar son aquellos que pueden tener su origen en trastornos médicos como pueden ser:

  • Movimientos rítmicos

Asterixis (del Griego a + stērig, «no sujetar») son movimientos involuntarios que producen una alteración neuromuscular en la que aparecen contracciones rítmicas conocidas con el nombre de temblor o aleteo hepático (AKA Flapping Tremor)

  • Movimientos continuos

Corea es una afección en la que se hacen movimientos rápidos incontrolados y sin propósito.

Atetosis (del Griego athetos, “sin norma fija”) es un síntoma que se da en un 25% de los casos de parálisis cerebral. La causa son lesiones en el sistema extrapiramidal que se manifiesta en movimientos lentos, involuntarios, incontrolados y sin objeto

Hemibalismo consiste en movimientos de contracción involuntarios, rápidos, sin coordinación, especialmente en las extremidades superiores, que afectan a la mitad del cuerpo.

Distonía causa contracciones involuntarias de los músculos en torsión y repetitivos. Puede afectar solamente de forma global o local a un músculo o a un grupo.

  • Movimientos espasmódicos repetitivos

Mioclono sacudidas repentinas e involuntarias de contracción de un músculo o grupo de músculos.

Balismo (del Griego ballistēs que significa “arrojar”) es un trastorno caracterizado por un movimiento de lanzamiento violento e involuntario de las extremidades. Consiste en una liberación excesiva de dopamina en el tálamo debido a una desinhibición de los núcleos talámicos, que afecta a nivel cortical y que produce una influencia excitadora sobre las áreas motoras de la corteza cerebral.

Además de todos estos trastornos los hábitos pueden también presentar comportamientos similares, resultado del aprendizaje por repetición de movimientos que mitiguen las sobrecargas emocionales y que a nivel de comportamiento no verbal sólo nos indiquen una mala gestión, pero carezcan de otros significados al haberse convertido en automatismos.

Los movimientos del cuerpo es la dinámica existente entre posturas que son la consolidación física de un estado emocional, para entender su significado debemos de recurrir al contexto, entendiendo los demás canales comunicativos como parte del  mismo. Para el estudio de este canal se utilizan programas informáticos en los que se analiza los elementos que intervienen y el grado de movilidad contra ejes de referencia, teniendo en cuenta que las articulaciones ofrecen limitaciones físicas al movimiento, por ejemplo la muñeca no se pueden articular hasta tocar el brazo, teniendo un grado de libertad de unos 180 grados.

Con 206 huesos y unas 360 articulaciones que son los enlaces entre huesos (no todas móviles) 86 se encuentran en el cráneo, 6 en la garganta, 66 en el tórax, 76 en la columna vertebral y la pelvis, 31 en cada una de las extremidades inferiores, 32 en cada una de las extremidades superiores y unos 640 músculos, la complejidad de definición de las posibles combinaciones se hace un trabajo difícil y la guinda del pastel es que como en ocasiones aparecen microgestos en la cara que abortan una expresión emocional y permanecen 1/6 de segundo aproximadamente, también existen micromovimientos que abortan transiciones de estado o que manifiestan intensidades emocionales residuales.

Mientras se desarrolla la ayuda informática para poder establecer un lenguaje común entre los profesionales, debemos de ser prudentes en las interpretaciones, ya que no tenemos garantías científicas de muchas de nuestras creencias al interpretar el significado conductual, las experiencias de los profesionales de diferentes campos nos aportan importantes indicios que sin duda servirán de base para poder avanzar.

Sería lógico pensar que los hemisferios cerebrales encargados de mover cada uno la parte contraria del cuerpo, es decir el derecho (funciones “emocionales”) controla la parte izquierda del cuerpo y el izquierdo (funciones “racionales”) la derecha. Si se tiene que indicar a alguien que pare la resolución de un problema de matemáticas en el paso que está ¿utilizaría la mano izquierda? Y para decirle a alguien que le está ofendiendo ¿utilizaría la derecha?. Suponiendo que al ser diestro utiliza en ambos casos la misma mano ¿Cómo describiría el movimiento en cada caso?¿Podríamos sólo viendo la imagen saber la tipología “racional” o “emocional” que lo empuja?

Cuando antes hablaba de ejes de referencia no sólo tendríamos los de la persona estudiada, sino que la proxemia nos aconsejaría ver la interacción con otros actores presentes e incluso con objetos.

Muchos de nuestros movimientos son resultado del rapport que es la copia consciente o inconsciente de los movimientos y posiciones ajenas, esto hace que una de las medidas que es más obvia a observar a partir del estudio del conjunto comportamental es el nivel de empatía del individuo, si sus neuronas espejo son capaces de reflejar los comportamientos con el fin de dar confortabilidad a las personas con las que interactúa, aquí sería interesante poder diferenciar si hay intencionalidad y tiene origen consciente o no.

La transformación de posiciones cerradas en abiertas o viceversa, nos va informando de la actitud emocional, al igual que las velocidades de cambio, la forma de ejecución y la permanencia en cada postura, nos habla de en qué se reafirma más o le resulta más incómodo.

Los rituales que repetimos forman una parte importante de nuestra definición personal, por lo que la observación minuciosa nos ayudará a poder elaborar un perfil, siendo uno de los recursos más interesantes, ya que nuestras manipulaciones cuando intentamos mentir se centran principalmente en la cara y acostumbramos a descuidar el resto de elementos de nuestro cuerpo y como lo movemos, por lo que todos estos otros elementos, hablan con más veracidad de nuestra identidad.

Deja una respuesta