Suscribirse

gestión del talento

Burro el que lo lea

Burro el que lo lea

Burro el que lo lea Por ser un burro negro y nacer en una zona en la que tienen la creencia que estos animales traen mala suerte sino se les hace trabajar duro, durante toda mi vida me levantaron pronto y empezaba ayudando en los trabajos del campo, más tarde pasaba al molino a moler el grano,  comía y bebía lo justo y sin mucho descanso cargaba con los hijos de mis dueños y los enseres del campo hasta la granja que estaba a casi una hora de camino. Así día tras día, con el frío invierno y el demoledor verano, pensando en que mi sino era culpa de mi madre y mi padre que me dieron la genética que me hizo negro, aunque después de buscar culpables a mi situación durante mucho tiempo, empecé a pensar que quizás ellos no eran conscientes del perjuicio que me ocasionaría ser negro, ya que ninguno de los dos lo era y tampoco conocían las costumbres de la región, pues no era su lugar de procedencia.  Y si ellos no eran los culpables

Leer más

1 imagen > 1000 palabras

1 imagen > 1000 palabras

1 imagen > 1000 palabras Cuando se habla de imagen a nivel de comportamiento no verbal se dicen muchas incorrecciones, se generalizan ideas personales, se afirman efectos manipulativos o interpretativos que incluyen datos presentados como científicos sin respaldo de ningún estudio de rigor. En la imagen lo primero que tenemos es establecer un vínculo invisible entre lo que somos y si nuestra apariencia trasmite de forma coherente esa esencia, este es el eje que hace que estemos a gusto o trasmitamos nuestro malestar con nosotros mismos a quien nos rodea. Lo primero a tener en cuenta es que somos personas complejas que aunque mantenemos una raíz común tenemos diferentes presentaciones para cada ámbito que asumimos, es decir no somos iguales mientras jugamos con nuestro hijo que cuando estamos en una despedida de soltero, esto sucede porque cada rol exige una variación de nuestra personalidad. No siempre somos capaces de integrar un rol de manera inmediata y en ocasiones algunos nos incomodan al no tenerlos automatizados, por ejecutarlos de forma distante en el tiempo o simplemente porque nos exige actitudes con

Leer más

Dr. Jenkins y mr. Hyde, no hay dos sin tres

Dr. Jenkins y mr. Hyde, no hay dos sin tres

Dr. Jenkins y mr. Hyde, no hay dos sin tres   Cuando hablamos de comportamiento no verbal, en principio son nuestros sentidos los que hacen un primer filtro de los estímulos a los que estamos expuestos y podemos encontrarnos con tres tipologías de respuesta: Fisiológica (automatizada – de muy difícil intervención), se ejecuta sin que aparentemente tengamos mucho control, por ejemplo ante una situación de miedo, varía la temperatura de algunas zonas de nuestro cuerpo, se modifica el ritmo cardiaco, manifestamos a nivel facial la emoción, alteramos las pautas respiratorias, etc. Emocional, es del tipo estímulo-respuesta, pero se puede regular y controlar, en el caso del miedo,  las sensaciones de pánico, temor, ansiedad, etc. son el resultado de creer que nuestra supervivencia está en riesgo y podemos reevaluarlas relativizando la importancia. Cognitiva (racional) se ejecuta en paralelo, pero suele ser más lenta al intervenir múltiples focos y pese a que intenta tener una base objetiva, está sometida a todos nuestros sesgos personales que parten de: Creencias personales (interpretación deformada) Estado (actitud, circunstancias, predisposición, condicionamiento) Deseos (objetivos) Evaluación/valoración (procedimientos fluctuantes y

Leer más

Espejito espejito, ¿quién es la más bella del reino?

Espejito espejito, ¿quién es la más bella del reino?

Espejito espejito, ¿quién es la más bella del reino?   En el proceso comunicativo cuando se apoya al interlocutor mediante actitudes de refuerzo verbal o no verbal, aproximando nuestra posición a la suya se dice que se está haciendo rapport. En el esquema anterior vemos las diferentes disposiciones que podemos tener, la primera más pasiva sólo vemos comunicación saliente y no nos contagiamos de la emocionalidad ajena, es una proyección que separamos de nuestra realidad como el agua y el aceite. Cuando hay ausencia de empatía de forma generalizada a toda comunicación es posible que nos encontremos con trastornos sociópatas, narcisistas, ególatras e incluso psicópatas. El rapport trata de igualar la comunicación saliente sintonizándola con la comunicación entrante, en muchas ocasiones esto ocurre sin que seamos conscientes de ello, pues son nuestras neuronas espejo las que actúan y ponen en marcha este mecanismo, tenemos un ejemplo claro en cuando escuchamos risas, normalmente nuestro gesto facial se transforma de forma más o menos intensa hacia la alegría, en ocasiones acabamos también riendo sin un motivo. En tercer lugar de forma natural

Leer más
Página 1 de 41234
Medios de Pago

  • 0
  • 1.836.677
  • 68.210
Datos de interés general